jueves, 17 de mayo de 2007

Las Manos de Sevilla

Desgraciadamente el don de la palabra no me fue concedido, tampoco el del verso y el de la rima. No se me dio el don del cante ni el de la pintura, ni el de la escultura o el tallaje pero, sinceramente, creo que no hace falta ser un entendido en estos campos ni un gran maestro, sólo devoción, admiración y sentimiento para que, una vez rozado mis labios en Sus manos, saber con toda certeza que las manos del Gran Poder, Ese que todo lo puede, el que lleva todas nuestras peticiones, ruegos y oraciones añadidas al peso de su Cruz, esas ahora renovadas manos del Señor de la Ciudad, Son "Las Manos de Sevilla".

9 puntos de vista:

Blank dijo...

Felicidades!!menuda entrada!!!me ha encantado!es preciosa!!.Gracias por regalarnos estas palabras tan bonitas y con tanto sentimiento!!.

moraodetunica dijo...

Tu ya las conoces esas manos, cuentanos que sentiste. Gracias.

Blank dijo...

Anda!!!me pones en un aprieto no sabría explicarlo la verdad!.Pues en principio estaba nerviosa en la cola cada vez k iba avanzando y despues me senti comprendida y protegida a la vez al ver sus ojos mirandome tan de cerca.Nunca habia ido y la verdad es k espero ir todos los años xq es un momento único.

moraodetunica dijo...

La primera vez qui fui yo, fue en verano, cuando el Señor volvia estar entre nosotros despues de haber sido restaurado (maravillosamente por cierto) y me sentia como un niño chico cuando lo llevan a dar la carta al cartero real, me pegué un madrugón pero desde luego valió la pena, estaba allí a las 7 de la mañana y fijaros como em quedé que tuve que pasar una segunda vez para creerme que estaba delante del Señor de Sevilla y que tenia el privilegio de besar sus manos, te llena de su serenidad en la mirada y a la vez puedes observar todo lo que sufrió por nosotros.

Lucía dijo...

Magnífica entrada... no hacen falta más palabras que las que ya has escrito.
Podrá haber pasos e imágenes en esta ciudad y, sin embargo, éste no dejará de ser el Señor de Sevilla.

bogar dijo...

Querido amigo:Cuando yo era chico,como decimos por aqui,en mi casa eramos todos hermanos de Santa Genoveva.Mi padre era militar y cada vez que venia algun compañero destinado a Sevilla,lo llevaba al Señor,yo creo que hizo del Señor a medio regimiento de Soria 9.Yo le decia a mi madre que me hiciera hermano y ella me decia que pagaba mucho de hermandades y no podia ser.Cuando yo pude,con mi primer sueldo me hice hermano,llevo casi 25 años y hasta hace 3 años que me operaron de columna sali con El.La pantalla de mi ordenador esta dividida entre las manos del Gran poder y las del Cautivo,aunque Ellos tengan las manos "atas",siempre estaran para darnos las suyas cuando las necesitemos.Gracias por tocar donde nos duele y sirve para cargar las pilas.Un abrazo y gracias

Txomin dijo...

Se nota que tus sabias y justas palabras salen del corazón. Esas manos son las que nos cubren en los momentos dificiles. Una de las entradas mas entrañables que he leido, amigo.

Un abrazo

pregonero_de_sevilla dijo...

Qué nadie dude que el título de tu entrada es una gran verdad.

Zanki dijo...

Hermano ......ahi hermano.....lo dicho,eres más sevillano que una mañana de corpus. Sabias palabras las tuyas sobres las manos que nos acogen,